ORACIÓN DE LA NOCHE DEL DOMINGO 21 DE MAYO

Dios del amor, confiado en tu misericordia vuelvo a Ti, para que me acojas en tu corazón como un Padre Misericordioso, para que hagas nueva mi vida en tus manos. Gracias infinitas por tu misericordia, tu justicia, tu perdón, tu fidelidad y tu bondad abundantes. Gracias por las maravillas que me das, porque eres un Dios bueno y poderoso, porque me amas y me bendices a cada instante como un Padre fiel.

Dios mío, veo el sentido de la vida, siento la felicidad y el gozo que vienen de Ti, porque todo lo puedes y llenas mi corazón. Gracias por las grandes obras que has hecho en mi vida, gracias porque en los momentos difíciles he descubierto como tu mano poderosa sostiene mi vida. Hoy quiero abrir el corazón a tu presencia amorosa, dejar que me liberes y me hagas pleno, sentir tu fuerza y tu poder sanador.

Llena mi corazón de tu presencia que nada me haga abandonar la fe que he puesto en Ti porque no hay poder más grande que el tuyo. Señor, al llegar nuevamente a mi morada quiero que mi hogar sea para Ti un santuario, que mi habitación sea lugar de tu presencia. Gracias porque sé que puedo dormir feliz en tus brazos.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *