ORACIÓN DE LA NOCHE DEL JUEVES 4 DE AGOSTO

Gracias, Señor, por amarnos tanto, por darnos la vida, por darnos seres humanos que nos aman y que se preocupan por nosotros. Tú, mi Señor, eres mejor que todo lo que me rodea, eres el dueño de la historia y de mi vida, por eso me entrego a Ti para que me hagas siempre un ser humano coherente y con ganas de vivir en tu Palabra. Gracias porque haces de las cosas simples las verdaderas cosas importantes, gracias por cada suspiro que puedo realizar hoy.

Gracias por aquellas cosas que no han salido como yo quiero, pero que aprendo de ellas para mejorar y crecer como ser humano. Muchas veces me he quejado de lo poco que tengo, pero en esta noche quiero ser consciente de lo mucho que he recibido de tu parte, de todos los dones que Tú me has dado. Hoy quiero tener un corazón agradecido, quiero reconocer que mi vida es un regalo y que cada cosa que me pasa es por y para mi bien.

Dame valentía para ser firme y no tener miedo de enfrentar desde el amor a mis enemigos y a todo aquel que quiera hacerme vivir como no quiero. Te bendigo ahora y siempre, mi vida está en tus manos. Gracias por reparar mis fuerzas. Gracias por darme este momento de descanso, un lugar en el que puedo dejar a un lado mis preocupaciones y salir renovado y descansado. Duermo feliz en tus brazos.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *