ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 11 DE MAYO

Señor, te pido que me dejes estar en tu presencia y llenarme de tus dones. Te pido que en este justo descanso repares mis fuerzas, sanes mis heridas, me dejes liberarme de tantos pesos que he llevado sobre mis espaldas por muchas circunstancias. Gracias porque siempre estuviste conmigo, porque calmas mi corazón y me das claridad para organizar las ideas; perdóname porque en medio del desespero olvido que Tú siempre estás conmigo; perdóname porque me dejo envolver y caigo al abismo.

Pero Tú con tu fuerza y poder, me limpias y me sacas del foso en el que he caído. Hoy quiero liberarme de todo lo que me está oprimiendo. Elevo una plegaria por todas las personas que han causado dolor a mis hermanos en Cristo, para que Tú, a través de tu infinita misericordia, los invites a arrepentirse de todos sus pecados y sean criaturas nuevas en tu nombre.

No dejes que nada ni nadie me robe tu paz, que nada me robe este momento de bendición. Tengo sed de tu paz, tengo sed de estar calmado y de aceptar la vida como es, con sus bondades y sus problemas, por eso deseo tu paz para que nada me robe la tranquilidad. Para Ti todo es posible, por eso quiero que perdones mi testarudez; dame mucha fe y esperanza, porque Tú lo puedes todo en bienestar de tus hijos amados.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *