ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 21 DE OCTUBRE

Señor, aquí estoy para entregarte mi corazón y todo lo que hay en él. Vengo a pedirte que me muestres cuál es el camino que debo elegir, qué debo hacer para sacar adelante esto que tanto quiero.

Sé que Tú tienes la última palabra, muéstrame si de verdad es conveniente o no realizarlo; dame paz, tranquilidad y paciencia para saber esperar en Ti. Gracias por la oportunidad de salir adelante y luchar contra todas las dificultades, permaneciendo en tu paz.

Nada temo, mi Señor, a nadie temo, porque tu vara y tu cayado me conduce hacia fuentes tranquilas mientras atravieso este valle de tinieblas y, en su momento, me harás descansar sobre campos tranquilos. Que no me desanime ante la dificultad, que no me deje vencer por la tentación, sino que permanezca en Ti.

Me entrego a Ti, dejando que obres en mí y en todas las personas que amo. Me entrego a Ti, Dios misericordioso, en el descanso de esta noche, para que renueves mis fuerzas desgastadas. Gracias, Dios de bondad, porque siempre estás conmigo aunque no sea digno de Ti, pero tu amor y tu misericordia derramados en mi corazón me hacen digno de estar en tu presencia y de presentarme ante Ti con humildad para darte gracias y entregarte mi vida.

Gracias, Señor, más que pedirte quiero agradecerte, dame paciencia para esperar siempre que se haga tu voluntad y que las cosas lleguen a su tiempo.

Extiende tu poder y sálvame, no apartes tu amor de mí, protégeme bajo tus alas y guíame con sabiduría para que mi pie no tropiece. Dame entendimiento entre el bien y el mal, para sentirme seguro de las decisiones que debo tomar. Que tu gracia me baste para ser feliz porque me llenas de alegría y de gozo, para así emprender mañana nuevamente el camino. Te entrego cada latido de mi corazón como una alabanza para Ti.

Amén.

11 comentarios en “ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 21 DE OCTUBRE”

  1. Gloria a ti dios padre,hijo y Espíritu santo. Les entrego mis preocupaciones y descanso, mi fé está en ti padre no en las circunstancias mi corazón está lleno de ti que nada robe mi paz. AMÉN. Shalom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *