ORACIÓN DE LA NOCHE DEL MIÉRCOLES 8 DE FEBRERO

Señor, gracias por tan grandes beneficios que durante este día recibí de Ti. Gracias por orientarme para tomar la mejor decisión frente a las dificultades. Quiero entregarte cada una de mis preocupaciones, de mis derrotas, de mis decepciones, de mis tristezas, porque a pesar de todos esos sentimientos Tú me sostienes y me impulsas a seguir adelante.

Dios, te reconozco como mi único Señor y Salvador, eres quien de verdad logra que no tenga miedo en el proceso de la vida, aunque en muchas ocasiones esté llena de problemas. Gracias porque me fortaleces en esos instantes de agonía y permites que con la maravillosa obra del Espíritu Santo salga restablecido de todo dolor y de todo problema.

En tus manos pongo mi vida, tu voluntad construye mi historia. Líbrame del pecado, lávame con tu sangre, sana cada una de mis heridas y dame una nueva vida para vivir bajo tus mandatos. No permitas que me desvíe del camino, dame la fuerza, la valentía y la fortaleza para no dejarme vencer. Permíteme tener un buen descanso, reponer las fuerzas y así levantarme mañana con ganas para emprender nuevamente el camino bajo tu protección.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *