ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 21 DE ENERO

Señor, gracias porque me has bendecido grandemente, porque clamé a Ti y Tú me respondiste. Clamo a Ti porque todas mis esperanzas están puestas en Ti, a quién podría ir sino es a Ti, eres mi todo, el que me carga en sus dulces brazos y me hace descansar de lo que me atormenta. Dame tu paz, regálame un corazón dócil y sabio, no quiero caer en el abismo de la desesperanza.

Quiero que seas la razón de mi vivir, desde Ti quiero definir mi vida, que me repitas al oído cada promesa que me has hecho, para seguir confiando en que tu luz reinará en mi vida. Gracias porque nunca me has dejado, siempre estás allí para escucharme, para perdonarme y guiarme. Me siento feliz de estar aquí hablando contigo porque siempre escuchas mis súplicas.

Me siento tranquilo cuando vengo a buscarte y te encuentro, gracias por regalarme esta experiencia que transforma mi vida, que me hace mejor ser humano. Dios de bondad, ayúdame a conocer el amor que sólo Tú me puedes dar, ese que sana y que restaura los corazones. Gracias porque sé que lo que te he pedido me lo vas a conceder. No permitas que me aparte de Ti.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *