ORACIÓN DE LA NOCHE DEL SÁBADO 7 DE MAYO

Dios mío, al llegar la noche quiero agradecerte por cada una de las bendiciones que he recibido de Ti, por tu presencia en todas las experiencias que viví en el día. Que mis oídos permanezcan abiertos a tu voz, que no olvide nunca que me has hecho una promesa: estarás conmigo todos los días de mi vida. No puedo olvidar que me has prometido que todo lo que pida con fe será concedido, que puedo confiar totalmente en Ti.

Te entrego los problemas, las dificultades que a diario me toca enfrentar, pero confiado en que tu mano me sostendrá, me guiará. Toma mis pensamientos, ayúdame a superar todo fracaso, sé que mucho de lo que deseo no es lo mejor para mí, pero Tú más que nadie conoces qué es lo mejor para mi vida. Guíame, levántame y lléname de tu Santo Espíritu, dame sabiduría y entendimiento para discernir antes de actuar. Que mi boca sepa pronunciar palabras que animen, que sanen, que perdonen, que sea instrumento de tu bendición.

Que mi mirada brille pura, con la luz de la esperanza y que mi vida entera refleje en cada acto, en cada gesto, en cada sonido, en cada silencio el amor con el que me amas. Gracias por todos los momentos duros y alegres, porque en ellos Tú has estado siempre presente, gracias por tu misericordia y perdón. Gracias por esta noche de paz en la que me permites recuperar mis fuerzas para continuar mañana con fe y esperanza.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *