ORACIÓN DE LA NOCHE DEL VIERNES 7 DE FEBRERO

Jesús, Señor de mi vida, confío en que siempre me acompañas, durante el día me acompañaste y al finalizar este día estás aquí conmigo. Sé que siempre estás junto a mí. Inunda mi vida con tu Espíritu poderoso, quiero sentir tu presencia que fortalece mi alma y la prepara para todo reto.

Necesito de Ti, te entrego todas las situaciones por las que estoy atravesando, esas que me crean angustia y me roban la paz. Ayúdame a cambiar mis tristezas y frustraciones por alegrías y oportunidades.

Señor, sé que nada puedo sin Ti, y que contigo todo lo puedo. Quiero que tus palabras me llenen de esperanza: “No tengas miedo ni te desanimes, porque Yo, tu Señor y Dios, estaré contigo dondequiera que vayas”.

Creo en Ti y confío en Ti, perdona mis debilidades, alcánzame la gracia de nunca dudar de tu amor. Mucho es lo que te debo y mucho es lo que soy, por lo que has hecho y por lo que Tú eres. Dios de mi vida, Dios de amor y de ternura, te pido que vivas y reines en el silencio de mi alma, que permanezcas siempre allí, otórgame la gracia que necesito para darte los frutos correspondientes. Tú me has capacitado para triunfar y ser feliz, dame la gracia de permanecer siempre unido a tu amor.

Ayúdame a ver en todo una oportunidad de crecer en el amor. Gracias, Señor, por este momento que me ofreces para estar contigo en esta breve oración. Quiero que me llenes de tu amor y tu paz, que inundes todo mi ser para sentirme seguro, firme y dispuesto. Sé que Tú haces nueva todas las cosas, eres el Dueño de la vida, estoy seguro que con amor y paz en mi corazón podré tener optimismo, fortaleza y sabiduría para tomar las mejores decisiones. Confío en Ti y en tu alegría que me impulsa a dar lo mejor de mí. Duermo feliz en tus brazos.

Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *