ORACIÓN DEL DÍA SÁBADO 28 DE MAYO

Señor en esta mañana quiero pedirte que no me contamine el odio, que mi corazón sea inmune al veneno que muchos quieren inyectarle. Que la ira no me venza. Que la envidia no me llene. Que la soberbia no sea la consejera de mi vida interior. Que si algo me indigna, haga todo lo que sea para cambiarlo. Quiero vivir para anunciar que se puede actuar de un modo distinto, que no gana la lógica del odio, aunque a veces se imponga con fuerza.

Hoy reconozco que ese camino no lleva a donde quiero estar. Te entrego mi corazón, te ofrezco mi ser, para que hagas en él tu voluntad; para que mi vida sea un signo visible de todo lo bueno que eres y que haces. Quiero que me llenes, que me tomes, que me selles para Ti. Porque nunca me dejas, porque no me abandonas, porque no me sueltas, sino que permaneces conmigo y me llenas de ánimo.

Gracias, Señor, por las personas que amo, por los que has mantenido vivos para que sigan iluminando el mundo con su vida; y a los que te llevaste, gracias por todo lo que aprendí de ellos y todas las oportunidades y huellas que dejaron en mí. Gracias por la vida que tengo, porque no desearía otra pesar de todo, porque ha sido increíble, porque ha sido más de lo que hubiese podido desear. Gracias por escribirla conmigo.

Amén.

2 comentarios en “ORACIÓN DEL DÍA SÁBADO 28 DE MAYO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *